Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

InicioBiblioteca > Artículos > Reflexión > Artículo 8041

 

 

 
 

Sea usted un ejemplo

 

Los valores humanistas necesarios para dirigir personas


La necesidad de contar con una fuerza de trabajo más competitiva y productiva hace que cobren vigencia valores humanistas como la confianza, la libertad, la ética y el respeto por el individuo.


El comportamiento, los intereses y las actitudes de las personas, aunque a veces no se acepte concientemente, son producto de una "recolección" en el trayecto de sus vidas, de modelos o paradigmas que han ejercido o ejercen gran influencia en el desarrollo de su personalidad. El encontrarnos administrando personas, nos obliga a reconocer esta característica humana y sacarle el mejor provecho posible.

Hablan así de Ray Kroc, genio revolucionario de las franquicias de la cadena de restaurantes Mc Donald's: "Él practicaba lo que predicaba, sentíamos vergüenza al llegar con él a uno de los restaurantes porque se bajaba del automóvil y empezaba a recoger basura. Eso demostraba a todos que si limpiar no es un oficio "demasiado bajo" para el jefe, tampoco debería serlo para ninguna otra persona".

Ninguna de nuestras prácticas para dirigir el comportamiento de los trabajadores surtiría el efecto deseado si mostráramos contradicción con lo que predicamos. Por ejemplo, como podemos esperar que nuestros trabajadores acepten de buena gana usar el casco de protección sin usarlo nosotros. Por todo lado encontramos jefes que exigen cumplimiento a sus reglas, siendo ellos los primeros en incumplirlas. Hay que actuar y comportarse coherentemente.

Si lo que nos proponemos es orientar comportamientos adecuados debemos empezar con nosotros mismos, así, nuestras características personales, las cuales tendrán que estar ligadas obviamente a conceptos tales como ética, moral, honestidad, humildad, etc. deberían promover e incentivar el ejemplo.

Reconocer nuestros errores sin temor a la crítica nos hará no sólo modestos sino también honestos y estaremos ilustrando con el ejemplo que los errores no se deben ocultar sino que de los cuales debemos aprender buscándoles la solución más adecuada. El beneficio eventual será que nuestros seguidores nos ahorrarán tiempo tratando de descubrirles sus errores y terminarán siendo sus propios supervisores. Hay que comprender que todas las personas tienen la necesidad de errar y aprender de ello.

Lograr el respeto de nuestros trabajadores y de las personas que nos rodean es una tarea ardua y se da cotidianamente a través de nuestra autenticidad demostrando un genuino interés por el trabajo y haciendo sentir la trascendencia de nuestra labor.

Que frustrante sería para quien tiene la oportunidad de dirigir personas y forjar futuros la desaproveche o la subestime dejando de representar el gran papel que le fue encomendado.

Miguel Ángel Cornejo dice: "El líder empresarial, a través de su organización, tiene la gran oportunidad de realizar arquitectura social, pues su empresa representa un reducto de libertad en el cual puede instaurar valores que le permitan contribuir para que algo mejore y trascender a su tiempo viviendo por siempre en la memoria universal de los que heredaron un mundo superior".

 

El autor de este artículo es Carlos Barba Sánchez Mg.Ps. Gracias Carlos!

   

 

< Anterior

Siguiente >