Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

InicioArtículos > Seg. Corporativa > 7207

 

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 Instituciones

 Medios

 Links

 Nos apoyan

 

 Site Map

 

 Contacto

Gestión empresarial de Seguridad
Los tres elementos clave de la Gestión Estratégica Empresarial
Por Diofanor Rodríguez




Los incesantes y precipitados cambios en la tecnológica, conjuntamente con la disminución en el tiempo de vida de los bienes y servicios, los constantes cambios en los hábitos de los consumidores; los cuales poseen cada día más información y son más rigurosos.
Esto se suma a la inclemente competencia a nivel global que exige a las empresas mayores niveles de calidad, acompañados de mayor diversidad, menores costos y tiempo de respuestas, requieren todos ellos de la aplicación de métodos que en forma integral permitan hacer frente a los diferentes retos que se presentan en nuestra actividad en el día a día.

Joel Barker, en su libro “Paradigmas”, menciona los que, para él son los tres elementos claves de la Gestión Estratégica Empresarial, para quienes deseen ser competitivos hoy en día. Estos son: Excelencia, Innovación y Anticipación.

Utilizando este punto de vista, y llevándolo al mundo de la seguridad, podemos decir que son los factores críticos del éxito de nuestra labor, toda vez que no debemos inventar la rueda, pues todo ya esta inventado. Con esto quiero iniciar la definición, desde mi percepción, de cada uno de estos elementos claves.

Excelencia:

Hace referencia a que siempre encontraremos a alguien con quien compararnos y que realiza la misma actividad nuestra, siendo los primeros en ella, lo que nos obliga a iniciar nuestro trabajo por lo menos en este punto.
Así, lo que hacemos con posterioridad a este inicio es el mejoramiento de nuestros productos, buscando mejorar lo que para muchos pueda ser inmejorable.

Ejemplos pueden existir, pero el que mas me gusta hace referencia a la “gerencia japonesa”, que se orienta hacia la calidad total.
Entre los componentes que posee esta excelencia, está en primer lugar y como base de partida, la calidad humana de vida de las personas que desarrollan la labor de seguridad.

Sumado a esto se encuentra la calidad del proceso, hecho este que como todas las actividades en cualquier entorno lo realizan las personas, y por ende debemos realizar una reingeniería en la forma de pensar de nuestros hombres de seguridad, pues solo a través de ellos lograremos enfrentar los retos de la excelencia.

Cuando se habla de calidad humana de vida, se habla de desarrollo personal, autoestima, visión personal y profesionalismo. Sin que el profesionalismo signifique un sin número de títulos colgados en las paredes de nuestras oficinas, pues este profesionalismo esta orientado a entender nuestro rol dentro del escenario empresarial donde prestamos nuestro servicio de seguridad, que incluye el qué, el como, el por qué y el para qué.

Esto nos lleva entonces a decir que la formación y el aprendizaje de los hombres de seguridad juega papel importantísimo en el desarrollo de equipos competitivos, sin olvidar que un equipo aprende a través del aprendizaje de los integrantes del mismo, pero que esto per se no es suficiente se necesita de la retroalimentación de las partes para lograr un aprendizaje en conjunto que genere valor agregado.

Es por esta razón que cada vez que vinculamos a nuestras organizaciones un hombre de seguridad se le debe incitar a que desde el momento que se “sube al tren” deberá sincronizarse y alinearse con los objetivos estratégicos trazados por la organización. Pues bien, el reto final en busca de la excelencia esta en el deseo de los integrantes del equipo de seguridad en aprender a aprender con el único propósito de buscar ser competitivos.

Cuando se habla de calidad en los procesos de seguridad, hablamos de mejoramiento continuo e implícitamente hablamos de quien hace las cosas eso es el factor humano, a quien en muchas ocasiones no se les escucha y se pierden por ende muchas iniciativas que contribuirían al mejoramiento de un procedimiento de seguridad, a optimizar recursos y a mejorar los costos.

No podemos olvidar que la seguridad como cualquier otra actividad comercial trabaja en función de un cliente, ya sea de carácter interno o externo. Por consiguiente, debemos estar preparados para identificar las necesidades de ese cliente y buscar de forma acertada la satisfacción de la misma.

Innovación:

Este segundo elemento es de suma importancia en las personas de seguridad, pues debe convertirse en un estilo de vida.
Como ejemplo es bueno citar el Kaizen, que significa “La mejora que involucra a todos: alta administración, gerentes y trabajadores”.

Así, el ejercicio de innovar esta siempre unido a la parte derecha de nuestro cerebro. Tal vez la pregunta para iniciar es ¿funciona el mío?, y la respuesta es un rotundo si, pues todos los seres humanos poseemos esa cualidad. El problema es lograr el desarrollo de la misma.
En cuanto a los hombres de seguridad siempre será bueno estarles preguntando que podrían mejorar en su puesto de trabajo para lograr un optimo desempeño de sus labores y conseguir que ese aporte cree sinergias al interior de la organización que recibe nuestros servicios.

El problema generalmente con la innovación radica en el hecho de que a muchos de nosotros nos da miedo que alguien nos diga que estamos locos o salidos de la realidad, lo cual genera la primera barrera de expresión cuando de innovar se trata; pero si nos referimos a la historia, veremos que son muchos los casos de los locos que hoy son padres de algún invento que revolucionó el mundo, lo que indica que son esas ideas las que crean nuevos productos.

La mayor parte de los problemas de la innovación en seguridad sin duda se derivan del hecho de que no somos capaces de enfrentar aquellos paradigmas que subsisten en el medio y decidimos no decir nada por miedo de correr el riesgo de ser tildado de loco o de cuanta cosa se les ocurra.

El verdadero problema de buscar la innovación en seguridad es que no hemos aprendido a identificar lo que nuestro cliente necesita y ofertamos productos que generalmente todos los proveedores ofrecen sin realizar los ajustes necesarios para el cliente que solicita el servicio, pues si bien la seguridad es un lenguaje universal, las organizaciones poseen sus propios problemas originados en cada uno de sus procesos, lo que hace que ninguna organización se parezca a otra.

Cuando se logra la flexibilidad en los paradigmas hemos dado un paso hacia adelante que muy seguramente ayudará de forma activa en la búsqueda de nuevas ideas para la solución de muchos de los problemas que constantemente estamos enfrentando en la seguridad.

No podemos olvidar que cuando se genera una fisura en los esquemas de seguridad, necesitamos de nuestro primer elemento de seguridad que es el ser humano y si escuchamos a los que realizan el trabajo día a día muy seguramente encontraremos la solución mas rápido de lo que esperamos.
Pero seguramente será preciso cambiar nuestra forma de ver las cosas, no ser tan ingenuos de creer que todo lo sabemos y que somos producto terminado, pues esto seria un pecado capital cuando de innovar se habla, pues siempre existirán cosas que mejorar.

Todo esto obliga a que el hombre de seguridad siempre esté buscando ser un líder en cada una de las actividades que debe asumir en el entorno organizacional.

Anticipación:

El último elemento de esta reflexión hace referencia al hecho de que el hombre de seguridad debe ser proactivo, que significa estar antes de que sucedan los acontecimientos, identificar lo que nos puede ayudar a ser competitivos en las organizaciones del futuro o mejor aun forzando situaciones que en el futuro pueda controlar basado obviamente en la mejor herramienta de seguridad, que es el análisis de riesgos.

Siempre que se habla de anticipación también se esta hablando de las tendencias que se generan en los entornos donde laboramos, lo cual hace necesario volverse un estudioso de las tendencias que en el mundo moderno ayudan de forma constante en la toma de decisiones.
Cada vez que realizamos estudios juiciosos de las tendencias del mercado, de los modus operandi de los delincuentes, de la forma como los fraudes y los hurtos mutan hacia el ciberespacio, estamos tratando de buscar de forma anticipada cual será nuestra nueva defensa.

De la misma manera estamos ayudando a la organización para la que trabajamos a cambiar sus políticas de seguridad, sus procesos de funcionamiento y evitando poseer perdidas que al final afecten la continuidad del negocio.

Visto esto podemos decir que los tres elementos expuestos en este documento son como la guía, para iniciar una búsqueda del cambio en cada una de nuestras actividades de seguridad. La invitación para hoy es que no perdamos de vista estos tres elementos, pues muy seguramente contribuirán a la construcción de caminos menos enredados para definir el norte hacia donde debemos dirigirnos.
 
 

 

Diofanor Rodríguez, CPP, autor de esta nota, es experto colombiano en seguridad. Gracias Diofanor!

 


Publicado en http://www.forodeseguridad.com/artic/segcorp/7207.htm
 

 

 Usted está en InicioArtículos > Seg. CorporativaGestión

Mapa del sitio  -  Eventos   Biblioteca  Noticias  -  Links  -  Conozca este Foro

< Anterior

Siguiente >