Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

  

  InicioArtículos > Disciplinas > 4126

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 Instituciones

 

 Site Map

 Contacto

La droga ahora viaja en submarino

El submarino es el aliado más novedoso de los narcotraficantes. 

Por Hugo Alconada Mon

 

 

WASHINGTON.– Si todo se reduce a oferta y demanda, queda claro que Estados Unidos es el mercado al que todo narcotraficante que se precie de tal quiere entrar. Mueve miles de millones de dólares, pero el desafío es cómo ingresar en este país y los narcos colombianos están dispuestos a todo para lograrlo.

Decenas de submarinos clandestinos fueron requisados por las autoridades de Colombia y de Estados Unidos, destinados a unir la costa colombiana con América Central y México, con hasta cinco toneladas de carga. Es decir, de cocaína pura, que vale montañas de dólares en las calles norteamericanas.

Los hay de todo tipo. Algunos son muy simples,  apenas algo más que un tubo remolcado por barcos pesqueros o de carga.

“Fabricarlos cuesta hasta un millón de dólares cada uno”, detalló el comandante de la Guardia Costera, Thad Allen, y remarcó que su misma simplicidad también les da una ventaja: “Algunas veces son desmembrados y rearmados en otros lugares, lo que los hace muy difícil de localizar".

Pero también hay otros más complejos, verdaderos submarinos con motores diésel, de fibra de vidrio, 17 metros de largo y espacio para cuatro tripulantes, como los que detectó la Guardia Costera colombiana en un astillero clandestino. 

 

Otro, hallado dos meses antes, tenía 20 metros de largo. Ambos estaban en diques secos de madera, en esteros cercanos a Buenaventura, el mayor puerto de carga del país y salida natural de Cali, centro de uno de los carteles de narcotráfico más poderosos del mundo.

Uno de los submarinos estaba listo para ser botado, el otro, 70 por ciento concluido. ¿Los motores? Diésel de 350 caballos de fuerza, con tanques que proveían autonomía para navegar varios cientos de kilómetros, y sistemas de lastre y de comunicaciones que no dejan huellas, según la Armada colombiana.

El hallazgo del astillero también dejó en evidencia que los carteles de la droga, con fondos suficientes para financiar casi cualquier proyecto que se les ocurra, apuestan a los submarinos como una redituable ruta de distribución de sus mercancías, entre la costa mexicana del Pacífico -hasta Tamaulipas- o en distintas escalas en América Central, como Guatemala.

"En muchos casos no frenan. Y es difícil detenerlos", señaló Allen, que agregó que la Guardia Costera está trabajando junto con el Departamento de Defensa para analizar como abordar estos submarinos.

 

Hugo Alconada Mon es periodista de La Nación  http://www.lanacion.com.ar. Gracias!

 

Usted está en   https://www.forodeseguridad.com/artic/discipl/4126.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín