Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

  

  InicioArtículos > Disciplinas > 4100

 

 

Seguridad en countries y barrios privados

La seguridad de barrios privados es un rubro creciente y complejo de la Seguridad

Por Patricio Morales
 

 

Como en tantos otros universos la seguridad a desarrollar en éste nuevo fenómeno como son los barrios privados ha evolucionado de la mano de la proliferación de los mismos como también del incremento de la inseguridad.


Los barrios privados y countries concentran a numerosas familias que empezaron el éxodo a fines de los años 80 , si bien ya existían algunos barrios tradicionales, pioneros en el rubro. Dentro de sus necesidades los nuevos vecinos buscaban vivir en ambientes seguros, impermeables, confortables y exclusivos. 

 

 

(NR: Ver también el Seminario de Seguridad en Countries y Barrios Privados, en http://www.forodeseguridad.com/foro/cursos/countries.htm )

 

Al momento de evaluar como es la seguridad en un barrio privado, country, club de campo, etc. hay que tener en cuenta muchos aspectos.

Primero hay que reconocer cuales son los riesgos y amenazas que se pueden sufrir en el barrio. 

¿Quién es pasible de sufrir un percance?
Los propietarios, los socios, el personal de servicio, las visitas, las propiedades, las instalaciones del barrio o club, los vehículos, las mascotas, la forestación, etcétera.

Para ello tenemos que dividir éste mundo en áreas bien definidas para su evaluación como son la seguridad perimetral, la seguridad interior, la seguridad e higiene, la seguridad de obra y la seguridad privada.


La seguridad perimetral en un barrio privado


En ésta área se trabaja sobre la permeabilidad del barrio a través de los accesos de ingreso y sobre el cierre perimetral (muros, cercos, rejas, etc.). Para ello se combina la seguridad física con la tecnología.

Por lo general en los accesos se trabaja con bases de datos sobre los propietarios, socios, personal de servicios (domésticos, jardineros, servicios permanentes, etc.), personal de obra (listados de autorizaciones y seguros), delivery, personal de mantenimiento particulares, visitas, etc.


Para algunos casos se utilizan sistemas de accesos inteligentes con diferentes privilegios.
Para otros se confeccionan pases temporarios y sectorizados. Acreditación del personal ciento por ciento. Se complementan éstos sistemas con registros fílmicos.

Según criterios y privilegios de cada lugar se revisan los vehículos tanto al ingreso como al egreso.
Los puestos de seguridad deben ser amplios y cómodos, con un sector de acreditación y otro puntualmente de seguridad (generalmente retirados del fácil acceso desde el exterior para evitar ser tomados y puedan activar los sistemas de alarmas).
Generalmente a los propietarios o socios se le reserva un acceso exclusivo para agilizar el ingreso y egreso.

La guardia una vez identificado y chequeadas las autorizaciones de ingreso guía a las personas a través de un pequeño croquis a los lugares de destino.
En ese mismo plano figuran las recomendaciones básicas de seguridad y convivencia del lugar. (Velocidad máxima, ruidos, lugares de estacionamiento, etc.)

Estos sistemas complementados por la implementación de procedimientos estancos y horarios de ingresos hacen de los accesos un sector seguro.

Por otra parte tenemos el cierre perimetral.
Partiendo de los conocimientos básicos de seguridad sobre sistemas de barreras encontraremos muros, cercos olímpicos, ligustros, empalizadas, etc. o naturales como puede ser un arroyo que eviten el ingreso al barrio.


Como vemos existen distintos sistemas con diferentes niveles de seguridad. Son muchos los sistemas técnicos complementarios para evitar o detectar en forma temprana una tentativa de intrusión.


Contamos hoy con sistemas infrarrojos y láser, con cables microfónicos, antisísmicos, concertinas, alambre de púas, boyeros eléctricos, detección por imágenes, sensores de movimientos (cámaras, domos), puestos elevados de observación, etc.

Todos estos sistemas funcionan si están acompañados por otro sistema técnico disuasorio, la iluminacion.
Para el delincuente la iluminación desnuda sus intenciones.
Debe haber la cantidad de lux suficientes como para divisar bultos y movimientos en lugares de menor riesgo y reflectores en aquellos sensibles o de identificación.

Combinar nuestras barreras con éstos sistemas debe primero hacer desistir a quien pretenda ingresar. De no lograrlo poder dar aviso de la tentativa y poder proceder ante el hecho.
Si pensamos como quien delinque posiblemente vamos a evaluar el costo beneficio de producir el delito.
Elegiría el mayor botín con el menor riesgo de ser atrapado.
Por eso nuestro sistema debe ser la peor opción para el delincuente.

Una vez asegurado el perímetro se deben realizar los planes de contingencias para las diferentes anomalías y eventos que pudieran suceder.


La seguridad interior en un barrio privado

 

A partir del momento que todo el personal externo ingresa al barrio debidamente autorizado y acreditado empieza otro escenario de control. El control urbano y en pequeña porción la seguridad pública.

Es un escenario diferente al de la realidad exterior, con cambios que juegan algunos a favor y otros en contra.

Por ejemplo, el hecho que la gente se encuentre acreditada y autorizada (por ejemplo el personal doméstico) no es garantía que no cometa delitos.

El índice de inseguridad se ha elevado en los últimos años y si bien los propietarios toman ciertos recaudos no están libres de realizar una mala selección. 

Si sumamos que muchos propietarios creen que por estar dentro de un barrio son inmunes a sufrir delitos y por ello dejan sus casas abiertas, los vehículos con las llaves puestas, herramientas y bienes en sus jardines, etc. tarde o temprano el delincuente aprovecha ésta situación. La ocasión hace al ladrón.

Sumemos al personal temporario como son los obreros, el personal de mantenimiento, delivery, correos, servicios externos, el riesgo de robo es importante.


Los controles en las salidas inhiben pero no todos desisten.


Otro problema son las casas de fin de semana.
Al no estar habitadas pueden ser víctimas de intrusiones por parte de éste tipo de personal (cuando no se encontraron a otros propietarios, especialmente chicos y adolescentes).

Podemos mencionar también la manipulación de las llaves de las propiedades por parte del personal doméstico, jardineros, etcétera, quienes tienen libre acceso a los domicilios de sus empleadores, llaves que salen del barrio diariamente.

Mas grave aun es el acceso a la información.
Este personal no sólo es testigo de los bienes materiales existentes en las viviendas sino que también saben de los movimientos de dinero, negocios, situaciones familiares, etc.
Otra vez: atención a la hora de la selección del personal.
Por lo general el personal de servicios es reclutado del entorno del country.
Un rol fundamental de cada barrio son las tareas de acercamiento a la periferia. Tareas comunitarias, acciones vecinales, apadrinamiento de instituciones, eventos solidarios, participación en distintas esferas barriales son parte de nuestra acción permanente.

Por la noche cambia el escenario.
No permanece prácticamente nadie de servicio y los problemas comienzan con los propietarios.
Problemas de transito, de convivencia y los que traen aparejados las reuniones y fiestas (alcohol, ruidos molestos y el libre albedrío).
Si bien se cuenta con un reglamento interno hacerlo cumplir también es complicado por la idiosincrasia de algunos propietarios (sin generalizar).

Lo ideal del control para éstos problemas es trabajar sobre la disciplina a través de las comisiones existentes en la mayoría de los barrios, mejorar la seguridad domiciliaria partiendo de la concientización del propio propietario, inculcando que es el primer eslabón de la cadena de control (puertas y ventanas cerradas en su ausencia, mejor cuidado de la información, de las llaves y movimientos de los integrantes de la familia), la provisión de un sistema monitoreado de alarmas, la cobertura con un seguro de vivienda completo (robo, incendio, etc.), la iluminación exterior de las viviendas, el cuidado sobre sus pertenencias ( no dejar tiradas o expuestas), etc.

 

La seguridad e higiene en un barrio privado

 

 

Además del cumplimiento de las leyes vigentes sobre el personal perteneciente al barrio como empleados (mantenimiento, seguridad, administración, etc.) es necesario el control sobre las instalaciones del barrio (club house, sectores de recreación y deportes, etc.) como es la iluminación, puesta a tierra, pararrayos, controles de agua, plantas de tratamiento, equipos sometidos a presión, control de los sistemas pluviales y de bombeo, instalaciones contra incendio, formación y capacitación de equipos o brigadas contra incendios, confecciones de planes de contingencias, etc.

La realización de los procedimientos preventivos por parte del personal de mantenimiento, el cumplimiento de las normas de seguridad y la utilización de los elementos de protección personal en forma permanente supervisado por personal debidamente matriculado (ingeniero y técnico en seguridad e higiene)

La seguridad en obra en un barrio privado

 

En los barrios privados es casi permanente que se estén realizando obras que van de la construcción de una vivienda nueva hasta ampliaciones o refacciones. Todas éstas deben estar evaluadas y autorizadas por las comisiones y/o referente del área de arquitectura para su desarrollo.

A su vez estas obras son realizadas por distintos estudios o arquitectos que deben cumplir con los requisitos legales propios del rubro.


Una vez presentados las habilitaciones y planos aprobados, los seguros y planes de seguridad, el personal debidamente acreditado y con los elementos de protección personal, etc. estarían en condiciones de comenzar la obra.

Se controlan que las mismas respeten las mismas condiciones de convivencia y disciplina del lugar.
Se circunscribe la obra al lugar o lote el cual debe estar cubierto en su perímetro exterior y cerrado durante el cese de actividades.
Las herramientas deben ser declaradas en la guardia y la maquinaria precintada para su identificación. Es importante un control sobre las mismas para evitar que los obreros merodeen lugares ajenos, que no ingresen elementos que puedan generar inconvenientes (equipos de música, bebidas alcohólicas, etc.), que no realicen actos que atenten contra su integridad ni la de terceros, que utilicen los elementos de protección personal, etc.


La seguridad privada en los barrios cerrados

 

La elección de la empresa de seguridad para éste tipo de objetivo es fundamental por varios factores.
Por empezar la mayoría de los residentes tienen en sus empresas o trabajos empresas de seguridad contratadas y están acostumbrados al servicio recibidos por las mismas.
La atención recibida la comparan con la que van a recibir en su bien más preciado como es la seguridad de su familia. Siempre van a pretender que sea mejor a la conocida.
Esperan soluciones permanentemente, o mejor dicho no quieren problemas.

Cuando les sucede algún percance esperan que la respuesta sea inmediata.
La guardia no sólo cumple con garantizar que nada suceda sino que a su vez es siempre el primer culpable de los hechos.
Fuera de su propiedad la guardia "se encarga de todo". Trae y lleva mensajes, correo, cadete, diligencias, servicio de transporte, cuida a los niños que circulan por el barrio, controla las mascotas y hace de policía manteniendo el orden.

Una cosa a tener en cuenta es la selección del personal, materia prima fundamental para brindar un buen servicio.
Los propietarios se sienten identificados con aquellos guardias que los han cuidado durante un largo tiempo. No quieren la rotación del personal y a la larga pasan a apreciar al guardia que cuidó de sus bienes especialmente de su familia.


Guardias que han visto crecer y cuidaron de los niños.


Se produce un fenómeno similar al que tienen con su personal doméstico. La seguridad privada pasa a ser una pieza fundamental en el engranaje del country.


Pero para el guardia es complicado manejarse especialmente interrelacionarse debido a que cada propietario tiene muy diversas formas de considerar a la seguridad. Cuando (y según el lugar) debe informar de una falta disciplinaria (identificar a la persona) muchas veces se convierte en un conflicto.


El guardia no sólo tiene que informar a sus superiores. Al tener trato permanente con socios, visitas, invitados debe ser cortés, educado y por sobre todo hábil para hacer cumplir directivas sin herir susceptibilidades sin apartarse de brindar una imagen de seguridad y atención permanente.

Otras funciones son controlar los canes propios y extraños, el funcionamiento de ciertos dispositivos eléctricos como ser bombas, exclusas, controles perimetrales sobre iluminación, muros, alcantarillas, limpieza, rodados, objetos extraviados, etc., etc., etc.

Como ven si sumamos a éstas tareas las denuncias de toda clase (robos, extravíos, problemas de convivencia, domésticas deshonestas, etc.) y la resolución de todos los casos, más el permanente análisis de hipótesis de situaciones (incendios, inundaciones, asaltos, robos, secuestros, toma de rehenes, manejo de la prensa, etc.) algunos contemplados en los planes de contingencias, es evidente que la seguridad en barrios privados que es un rubro complicado si no se posee una estructura acorde a las necesidades, un nuevo y verdadero desafío.
 

 

 

Patricio Morales es Jefe de Seguridad en Argentina. Gracias!



Vea también:

 

Seminario Nacional de Seguridad en Countries y Barrios Privados:

La seguridad, la infraestructura, la tecnología, el presupuesto 

y el manejo de los “casos difíciles” de los barrios privados
http://www.forodeseguridad.com/foro/cursos/countries.htm

 

 

 

Usted está en   http://www.forodeseguridad.com/artic/discipl/4100.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín